5 jun. 2019

Aventura para Aquelarre - Ignis Diabolis, o de los males que asolaron la aldea de Oribaza


Hola a tod@s,

regreso a una nueva entrada del blog con otra aventura para Aquelarre, titulada Ignis Diabolis, o de los terribles males que asolaron la aldea de Oribaza. Se trata de una aventura que no incluyo en las populares "Historias Secretas", dado que es un módulo de una duración mayor.

De hecho, en la sección de Descarga mis Módulos ya se encuentran separadas las dos líneas en las que a partir de ahora colgaré las futuras aventuras de Aquelarre: por un lado las que he llamado precisamente así (Aventuras para Aquelarre), las cuáles son de una extensión mayor; y las conocidas Historias secretas, los típicos one-shoots que suelo traer a este lugar.

El caso es que, sin dejar de agrandar la lista de aventurillas de "Historias secretas", tengo pensado añadir a la línea de Aventuras "normales" nuevas historias y rehacer algunas que diseñé hace unos años, como Descensus Ad Inferos (mi primera aventura), Formigues (publicado aquí con anterioridad), El Misterioso Alfarero (el único módulo que he dedicado a Villa y Corte) y De amores, muertes y sueños (que fue publicada en el Dramatis Personae número 8 y que estoy revisando y mejorando). Asi que, lo dicho: siguen las aventuras para este juego en el blog PersoRol.

Volviendo a la aventura que nos ocupa, Ignis Diabolis se centra en el viaje de un grupo de aventureros por las sierras asturianas con la intención de librar a los habitantes de una aldea de un maldición que apenas les deja vivir. Es un módulo para 3-6 jugadores de cualquier profesión (aunque recomiendo ciertos detalles dentro del documento). Preparad las armaduras y las armas.

Si dirigís esta aventura, os gusta o queréis realizar una crítica, podéis comentar sin problema. Pinchad en el título para descargarlo. Éste y otros títulos los encontraréis en la sección Descarga mis módulos. Que lo disfrutéis.

https://drive.google.com/open?id=1nhDXk48gZ6F74H0EGvPB9bD187opvyde

No hay comentarios:

Publicar un comentario