15 oct. 2017

Las Guerras Floridas (Parte IV y última)

EL SACRIFICIO
 
Corazón como ofrenda a los Dioses mexicas
El sacrificio tras la guerra que practicaban los pueblos del Valle significaba también otra forma de comunicación con los dioses. A las víctimas capturadas en las Guerras Floridas se les extraía el corazón a modo de metáfora, la cual hemos señalado en la segunda parte de este dossier. Este proceso era la representación del águila descendiendo sobre el cacuts y extrayendo con sus garras las tunas florecidas. El corazón de las vícitmas representaba la flor saliente, objeto directo para la ofrenda a los dioses. Cada víctima era un enviado que llevaba al dios Sol no sólo el corazón, sino un mensaje imploratorio, de petición. Los sacerdotes que sacrificaban recibían el nombre de “Enviadores”. En diversos códices puede contemplarse la piedra del sacrificio de la que sale el corazón con las peticiones de los hombres hacia los divinos habitantes del cielo.

El órgano se colocaba en un receptáculo a su vez sostenido por una figura humanoide. Todo ello conformaba una estatua de piedra que generalmente se encontraba en medio de los patios ceremoniales o en el pórtico de los templos prehispánicos. Éstas constituían un intermediario entre los súbditos terrenales y los dioses. Representaban hombres recostados, en actitud de levantarse, reclinada con los codos apoyados en el suelo y las manos confluyendo sobre el abdomen. Estas figuras eran los Chac-Mooles, aparecidas al inicio del periodo Posclásico, las cuáles anunciarían al Dios solar y guerrero, Huitzilopochtli, y al resto de deidades la finalización exitosa del encuentro para el sacrificio tras las Guerras Floridas.

Detalle de Chaac-Mooles

A continuación os dejo las partes anteriores tras el final de este dossier ("Las Guerras Floridas"):

No hay comentarios:

Publicar un comentario