7 ene. 2013

Phar-al-Groth (IV de V)

NUESTRA RAZA Y NUESTRA OCUPACION

Pharen. Eso es lo que somos. “La Especie”. Somos los habitantes primigenios y natales de Pharen Tzá, antes de que la colonización de planetas (mucho antes de la Primera Unión) hiciera que otras razas llegaran a este sistema solar y a este planeta. En un principio la Cofradía del Abedul y la de la Partícula de Éberon coexistían en uniformidad, pero poco a poco, con la constante emigración espacial a nuestra Galaxia, otras Congregaciones comenzaron a surgir (algunas aún son todavía poco determinantes), haciendo perder la fe y a muchos seres de una y otra cofradía ya nombrada.

Los Pharen somos seres muy proporcionados, como ya dije. No es un canon de belleza, como pueda parecer, sino que designa, al menos en nuestros tres sistemas, a los seres con cuatro extremidades: dos brazos y dos pierna, de bipedestación conocida. Creo que los humanos son lo más parecido a nostros desde hace eones... Nuestro cuerpo comprende distintas tonalidades de violáceos, y carecemos de vello, como tantos otros seres y animales. Nuestra esperanza de vida ronda los seiscientos años, a no ser que te acerques demasiado a La Coordenada o no seas herido de muerte por cualquier arma: somos inmunes biológicamente, no contraemos enfermedad alguna.

Desde antaño, los Pharen se han dedicado a la metalurgia, la minería y la investigación. Todo ello unido al evidente paso del tiempo en todas las Uniones (ni yo mismo podría hacerme una idea de cuántos cientos de años comprenden tales) ha dado lugar a la obtención de una especialización en el diseño y construcción de naves espaciales de diversos tipos, haciéndonos con el monopolio de este negocio en toda la Galaxia. Pharmaren se convirtió desde la Segunda Unión en una gran ciudad-fábrica de navegación, llena de hangares, atarazanas espaciales y pistas de despegue: un lugar de partida y destino de cualquier piloto o tripulante.

Fue en estas exploraciones iniciales cuando las Congregaciones comenzaron a definirse, sobre todo desde que la Coordenada de Phar comenzaba a ser explorada, o al menos, se intentaba hacerlo.

La reproducción de nuestra especie es algo simple, genético; la perpetuación no se deriva por la generación y descendencia, sino que los Phares son creados biológicamente y criados en laboratorios a partir de clonación (de ahí nuestro nombre, “La Especie”, sin ninguna denominación aparente). De la idea de este proceso creativo y el desconocimiento de quién era realmente el ser primigenio (metódico y alejado de la razón propia de la creación, ¿cómo se creaba la vida?) han existido hasta esta Sexta Unión numerosas sectas que rechazan plenamente la hipótesis creadora de Phar, abogando en que cada uno de los Phares son copias perfectas de ese supuesto Ser, nuestro dios. Por supuesto, la Cofradía de la partícula de Éberon y la del Abedul la rechazan. La primera porque ninguno de nosotros podríamos ser creados a partir de una partícula sin masa (como ellos defienden), y la segunda porque es una blasfemia inoportuna tal afirmación (de ser así podríamos llegar a La Coordenada sin problema alguno).

Políticamente Pharmaren es una República confesional, en el que debido al alto grado de modernización existe una sóla clase social, exceptuando las que están bajo la “bandera” de la confesionalidad de las Congregaciones. Pese a ello, apenas existe corrupción en este gran planeta-fábrica, pues la pureza idealizada de cada cofradía hace impensable prácticas poco propicias para la población. Otros planetas de Plinium y los otros dos sistemas albergan desde oligarquías a totalitarismos.


LA FORMULACION TEMPORAL

En cuanto a nuestra formulación del paso del tiempo, los Phares extendieron en los tres sistemas solares la Cuenta Ok'hol, que designaba el tiempo en base a años, Eras y Uniones (impuesto al resto de lugares de la Galaxia en base a las distintas rotaciones de nuestro planeta Pharmaren).

Partiendo de la base de que un día constaba de 24 horas:

Un año corresponde a una cantidad de 652 días, y cinco estaciones de calidez.

Una Era es el cómputo que tardan los tres sistemas de nuestra Galaxia en su movimiento traslatorio alrededor de la Coordenada, lo cual viene a ser 12780 días exactamente (más de 35 años).

La Unión, designación temporal acordada en la Primera Gran Cumbre de Congregaciones, designaba el momento que tardaban las tres capitales de los tres sistemas solares, Trangor, Lorbin y el Plinium, en alinear sus planetas Capitales formando un triángulo equilátero entre sí, estando La Coordenada justo en el centro. El final y principio temporal de una Unión era peligroso, pues la influencia del punto Phar era mucho más elevada a más distancia del mismo, sin conocer la razón de esta activación hasta la fecha. Esta alineación se daba cada 49320 días (casi 136 años o 3 Eras, siendo la última más larga que las anteriores).

En cambios de Uniones, los viajes espaciales están en alza, y el movimiento dentro de nuestra Galaxia es mayor, ya que las naves, por el rápido avance temporal, alcanzan velocidades mayores (aunque sus tripulantes... sus tripulantes se hacen algo más viejos “antes de tiempo”).

No hay comentarios:

Publicar un comentario